Empresas

Zara sigue dando lecciones. Ahora, también en Internet

Casi todo el que sabe algo de economía suele decir que con las crisis las empresas deben apretarse el cinturón. Quizá ralentizar un poco la expansión o mirar hacia dentro buscando cómo reducir costes. Esta norma es aplicada por casi todas las empresas, menos por algunas como Inditex, que sigue un librillo de estilo particular, del que se pueden sacar unas cuantas lecciones.

Primera lección: Con crisis, acelerar la expansión y abrir nuevas marcas. Mientras rivales como Gap o H&M disminuyen el ritmo de las aperturas de tiendas, la cadena de Amancio Ortega acelera la expansión hasta el punto de que alcanzará la tienda 5.000 en este mes de diciembre. De esta forma, Inditex mata dos pájaros de un tiro. Por un lado, se adelanta a los rivales en territorios emergentes como China, o Sudamérica. Y segundo: se aprovecha de que los locales están ahora más baratos. Para adaptarse al consumidor que sufre la crisis, la textil gallega apostó con fuerza por la cadena Lefties, una especie de outlet de la propia Zara, con precios más baratos y de la que actualmente tienen casi 100 tiendas. ¿Resultado? La cadena barata ha arrasado hasta el punto de tener ya colecciones propias con las que plantar cara a competidores como Primark o Kiabbi.

Segunda lección: Internet es mucho más que una tienda más. En esta ocasión, Zara parecía que iba por detrás. Rivales como Mango o GAP se habían adelantado con sus tiendas en Internet. Pero Ortega y los suyos decidieron que si en este caso no podían ir por delante de los demás, lo que debían hacer era idear un concepto de tienda mejor. Y eso es precisamente lo que han hecho. www.zara.com se diferencia de las demás en su logística, que permite que un pedido realizado en la web se pueda recoger y pagar en la tienda más cercana al domicilio del comprador. A simple vista, esto  sólo debería suponer una ventaja para el cliente, ya que se ahorra los gastos de envío y se evita el temor al pago por Internet. Pero la realidad es que la maquinaria de Inditex utiliza esta opción para saber cuáles son las prendas o colecciones que tienen mayor éxito, según una ciudad o zona geográfica determinada. Así, Inditex ajusta más los stocks por regiones y se ahorra un buen dinero en materia logística.

Estas sencillas clases del maestro Ortega han permitido a Inditex crecer un 15% en el primer semestre de 2010, hasta alcanzar una facturación de 5.525 millones de euros. Y es que está claro que mientras a Inditex le siga funcionando la materia gris, no habrá crisis que pueda afectarles. Sólo queda esperar a conocer la siguiente lección de los chicos de Arteixo, algo que sin duda llegará pronto.