Economía

¿Huelga por las pensiones? No. Huelga contra los políticos

Si a Sarkozy le plantearon hasta nueve huelgas generales en tres meses, ¿por qué nosotros vamos a ser menos? Con ese argumento, algunos líderes sindicales parecen decididos a dar de nuevo el paso. Sí. Aunque a muchos nos parezca increíble, porque todavía está caliente el sonoro fracaso de la huelga del 29-S, y nos preguntemos por qué y para qué. Pero parece que, especialmente más CCOO que UGT, están decididos a llamar de nuevo a la gente a la huelga. Esta semana ambos sindicatos mantendrán reuniones clave en este sentido y, de salir adelante, ésta podría convocarse para enero, coincidiendo, o días antes o días después con la que ya han convocado los sindicatos vascos para el 27 de enero.

Lo que más me llama la atención, al margen del hecho del enorme riesgo que corren de estamparse de nuevo contra la misma piedra, es el lema. Si septiembre fue contra la reforma laboral, enero será contra la reforma de las pensiones o, dicho en román paladino, contra el aumento de la edad de jubilación.

¡Vaya tontería! Lo siento, pero por mucho que nos pese a todos, y a los pensionistas primero, la reforma de las pensiones hay que hacerla sí o sí. Si no se hace, en un futuro no muy lejano, no habrá dinero en la hucha PARA NADIE. Eso no es cuestión de política o de partido, ni de derechas o de izquierdas, es cuestión de números: cada vez hay más jubilados y los que trabajamos no podemos alimentar sus/nuestras pensiones. Así que hacer una huelga contra la reforma de las pensiones no sólo es estúpido, sino que supone ir contra nuestro propio futuro, contra una reforma que permitiría que al menos llegue algo de dinero a los jubilados del futuro.

Puestos a convocar una huelga, en lugar de atacar un aspecto parcial (y en este caso, además, erróneo) porque no coger el toro por los cuernos.

Ahí va mi sugerencia: ¿y si hacemos una huelga contra los políticos que tenemos? ¿No tendría ésa un mayor seguimiento? ¿No acabaría forzando pactos tan necesarios ahora? ¿No obligaría  a replantear posiciones?  Al menos, sería una forma de hacerles llegar nuestro rechazo a cómo están gestionando la crisis y, quizá, si tuviese mucho seguimiento, serviría para que  dejasen de tratarnos como tontos, diciéndonos primero que no hay crisis y ahora que todavía nos quedan cinco años para salir del agujero. Yo, desde luego, acudiría a una huelga así. ¿Y ustedes?