Mercados

El egoísmo alemán impide el avance de los eurobonos

El portal alemán de bolsa financiera www.boersennews.de ha llevado a cabo un sondeo entre 1.479 expertos en finanzas. Los resultados no engañan y muestran que el 93% de los encuestados rechaza la introducción de las emisiones de deuda pública para todos los países de Europa con un mismo tipo de interés (eurobonos). De ese porcentaje, el 30% alega que Alemania no tiene por qué sufragar las malas políticas presupuestarias del resto de países.

Con la introducción del eurobono, los contribuyentes alemanes pagarían entre 25 y 47 mil millones de euros anuales más de impuestos para refinanciar la deuda. Además, tendrían que responder parcialmente ante la deuda de otros países. Por ejemplo, si Grecia fuera insolvente, los contribuyentes alemanes tendrían que responder ante su deuda, algo difícil de aceptar en un país donde se ha discutido durante meses sobre el aumento de cinco euros para la ayuda social.

Con este panorama, si el Gobierno de Angela Merkel vota a favor de la introducción de los eurobonos en la Unión Europea, no sería de extrañar que los alemanes protestaran intensamente para mostrar su disgusto.

Resulta evidente que el pueblo alemán no tiene demasiado interés en poner de su parte para solucionar los problemas del euro. Esta actitud, tan respetable como cualquier otra y aquí habría que ver si los españoles no haríamos exactamente lo mismo, viene a demostrar que a la Unión Europea le falta, precisamente, unión. Y es que ¿no debería ser el objetivo final del mercado común que todos los países actuarán como uno solo en lo bueno y en lo malo?  ¿No sería esa la mejor forma de competir de tú a tú con Estados Unidos y potencias como China o India?

Lejos de llegar a esas conclusiones. el nuevo sondeo del portal boersennews.de muestra que la negativa de los alemanes a los eurobonos se ha intensificado, en comparación con un sondeo similar de 2010. El año pasado, el 90% se mostró contrario, cifra que este año ha subido al 93%. Por si fuera poco, los liberales (FDP) han manifestado su clara oposición a los eurobonos, amenazando con el fracaso del gobierno si la canciller alemana Angela Merkel (CDU) cede ante la propuesta de Bruselas.

El sondeo aporta además otros datos de interés. El 22% de los encuestados está en contra de que Alemania costee las políticas presupuestarias deficientes de otros países. Si la CDU introduce el eurobono, la gran coalición alemana podría perder el 17% de los votos, y además, el 6% de los electores no volvería a votar a los defensores del eurobono del SPD. Los verdes perderían el 2% de los votos y también el partido de izquierdas Die Linke. Los alemanes tienen claro que si el SPD y Die Grünen se hacen con el poder, la situación financiera del país no sería tan boyante como lo es en la actualidad. En el portal   boersennews.de puede encontrar una gráfica más detallada.

Y a todo esto, ¿qué son los eurobonos?
Los bonos son emisiones de deuda pública que el estado vende a prestadores de crédito para obtener beneficios adicionales a los ingresos fiscales. Con ello, el estado puede aumentar el gasto social o invertir en infraestructura. Alemania recauda a través de bonos una cantidad anual de unos 250 mil millones de euros. Si un país tiene una economía sana y una política presupuestaria sólida, los intereses que se tienen que pagar a los prestadores de crédito (los compradores de los bonos) se reducen. Por ejemplo, en Alemania se paga un 2,6% de intereses (créditos a diez años) a los inversores privados o institucionales. Otro caso son los de Grecia o España: para poder encontrar inversores, se les intenta atraer con altos intereses de hasta el 16%. Esto produce una fuerte subida de precio de los créditos en estos países de economías poco sólidas. Algunos políticos europeos quieren que Alemania pague intereses más altos de forma voluntaria aprobando la introducción de los eurobonos. Tanto los países económicamente fuertes como los débiles venderían los eurobonos a los prestadores de crédito con un mismo tipo de interés. El resultado para Alemania sería que tendría que pagar intereses del 4,9%, casi el doble de lo que viene pagando hasta ahora