Economía

Así piensa Rajoy relanzar España

Falta poco más de un mes para las elecciones y Mariano Rajoy sigue sin desvelar cuáles son sus recetas para sacar a España de la crisis en caso de que, como auguran las encuestas, se convierta en el próximo inquilino de la Moncloa. Sin embargo, y si atendemos a las medidas que están implantando los populares en las comunidades en las que gobiernan y lo que defienden algunos de sus economistas más cercanos, parece claro que los pilares fundamentales de su programa pasan por un fuerte tijeretazo  a los gastos y, sobre todo, un programa de reformas más profundas a las realizadas hasta la fecha. Entre ellas, la reforma de la negociación colectiva –haciendo prevalecer los convenios de empresa sobre los de ámbito superior, como el sectorial o territorial), de la contratación laboral (contrato único), la liberalización de los horarios comerciales, la liberalización del mercado de alquiler, cambios en el funcionamiento de los organismos reguladores o terminar con la reestructuración del sector financiero, donde habrá una segunda ronda de consolidación bancaria. Entre las prioridades no están una subida de impuestos o un cambio drástico del sistema impositivo. Para los populares, este es un tema secundario y no urgente. “El problema de España no es un problema del diseño impositivo sino de que no hay  bases imponibles porque no hay ingresos, ni consumo, ni beneficios”, afirma Luis de Guindos, uno de los economistas más cercanos a Mariano Rajoy y fijo en las quinielas para futuro ministro de Economía. De hecho, ya fue ex secretario de Estado de Economía durante la última legislatura de José María Aznar.

Luis de Guindos

Para Guindos, que actualmente dirige el Centro de Investigación Financiera de PWC, “es fundamental  que el nuevo gobierno cumpla con el objetivo de déficit del 4,4% en 2012, lo que exige austeridad y recortes del gasto público. Pero sólo con la motosierra, no basta. También hay que hacer un paquete de medidas y reformas convincente lo antes posible para generar expectativas de crecimiento”. Bajo su punto de vista, este tipo de medidas generarán confianza en los mercados, contribuirán a bajar el coste de la deuda y ayudarán a obtener financiación con la que salir de la crisis. De lo contrario, asegura Guindos, el panorama para la economía española se presenta bastante sombrío, sobre todo, si se tiene en cuenta que la banca española afronta el próximo año vencimientos por valor de 120.000 millones de euros –el triple que este año– y más de 80.000 millones en 2013. Parece claro que el futuro equipo económico del gobierno no tienen ni un minuto que perder.