Economía

¿Por qué no twittear la voz?

Una simple conversación con una amiga y… ¡voilà! una nueva empresa en marcha. “Con dicha amiga nos planteamos por qué no se podían comentar las fotos de Facebook con voz”, recuerda Joan Casas, de 28 años, y uno de los cuatro fundadores de uWhisp. Los otros tres, también ingenieros informáticos formados en la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC), son Miquel de las Heras e Iuri Aranda, ambos de 23 años, y Miquel Puig, de 28 años. ¿Y qué es uWhisp? Pues se trata de una herramienta de difusión de audio a través de la red que permite a cualquier usuario grabar y subir mensajes de voz de forma fácil, rápida, gratuita y sin límite en cualquier página web. Dicho de otra manera, se trata de un plug-in que se integra en los principales servicios de correo y redes sociales mediante el cual los usuarios pueden publicar y twittear archivos de audio en los perfiles de Facebook, Twitter o cualquier otra web donde se puedan dejar comentarios y compartirlos con otros usuarios. Funciona con la mayoría de los navegadores, es compatible con los principales sistemas operativos del mercado como Windows y OSX, y se puede utilizar desde el escritorio y también desde los smartphones, estando disponible próximamente para la versión iOS y Android.

Tras más de un año desarrollando el proyecto, fue el 25 de enero de 2012 cuando lanzaron su primera versión. Durante ese periodo, realizaron varios test, con resultados óptimos. Por ejemplo, en solo 24 horas, consiguieron casi 2.000 whisps y, en una semana, más de 3.000 descargas de la aplicación en más de 70 países. “Todos nosotros teníamos experiencia laboral en otras empresas o como freelance, pero no teníamos ninguna experiencia previa en la creación de una empresa”, indica Miquel de las Heras. Y añade: “Eso, lejos de ser un freno, supuso una motivación extra de la cual estamos aprendiendo mucho”. Eso sí, no les faltaron obstáculos durante el camino: papeleo, dónde trabajar, cómo organizarse, cómo conseguir la financiación… “Tarde o temprano tienes que buscar apoyo para poder desarrollar tu idea con un mínimo de garantías o la misma tendrá muchas posibilidades de quedarse en el cajón. Por eso, encontrar inversores que crean en tu proyecto tanto como tú supone un gran paso”, reconoce Iuri Aranda. Por suerte para ellos, durante la fase de desarrollo del proyecto contaron con financiación por parte de Enisa (Empresa Nacional de Innovación) e inversores privados. ¿Cuánto? 132.000 euros. “Si me preguntan cómo les convencimos de que la idea era lo suficientemente buena para que invirtieran en ella, no podría dar una respuesta clara y rotunda. Lo que sí pienso es que es importante intentar enamorarles de la idea y del potencial que tiene”, señala Miquel Puig. Si a ello anadimos la proyección internacional de UWhisp y un business plan ambicioso, pero realista, la combinación resulta de lo más atractiva. “Cuando una start-up tiene el apartado financiero resuelto, ya se puede enfocar de lleno en desarrollar su idea y materializarla. En todo momento hemos tenido presente la proyección internacional, porque ni la voz ni Internet entienden de barreras ni fronteras. Por eso, el hecho de que ya tengamos presencia en más de 100 países nos hace estar especialmente contentos y nos indica que vamos por la buena dirección”, argumenta Puig.

Muy afortunados
Antes de dedicarse por completo a uWhisp, Joan Casas trabajó como montador web y analista programador; Miquel de las Heras como responsable de desarrollo web; Iuri Aranda como desarrollador de software; y Miquel Puig como responsable de I+D de software. Pero todos siempre se sintieron atraídos por el hecho de montar una empresa. Todos consideraban que no hay mayor fortuna que trabajar en un proyecto propio. “Lo vives con mucha más intensidad. No te preocupa acostarte tarde y levantarte pronto. Solo quieres ver crecer la idea”, proclama Miquel de las Heras. A lo que Iuri Aranda añade: “Me encanta la idea de crear algo desde cero y ver cómo va creciendo hasta convertirse en una realidad. Es la mayor satisfacción que he encontrado”.

Un crecimiento que fue tomando forma, y que recibió un impulso importante gracias a la participación en un concurso. No, no piensen en Pasapalabra y sus suculentos botes, o en cualquier otro donde el premio en metálico es de lo más apetitoso. El espaldarazo les vino de su participación en el certamen HackU, de Yahoo, destinado a fomentar la creatividad dentro de la empresa. Un eslabón más para conseguir el engranaje final. “El hecho de quedar finalistas en este concurso fue un empujón importante para decidirnos a continuar con el proyecto, ya que nos ayudó a ver todo el potencial de la idea”, subraya Joan Casas.

De momento, no cuentan con un competidor directo que ofrezca los mismos servicios. Pero están seguros de que llegará. Y cuando eso suceda, no se echarán a temblar. Al contrario, creen que si surge algún servicio similar, será un buen síntoma. “Significará que existe un mercado detrás que reclama este tipo de servicio y no está cubierto. Por eso, lo importante es continuar dando pasos en la buena dirección para estar bien posicionados si eso ocurre”, resalta Miquel de las Heras.

¿Y el futuro? Tienen previsto el lanzamiento de nuevas funcionalidades, así como la incorporación de novedades. Entre ellas, la aplicación móvil y un módulo estadístico en el que poder observar la difusión de todos los mensajes de audio que se realicen. “Los grandes generadores de contenido, como los medios de comunicación, los músicos o las celebrities, tienen unas necesidades mayores y más concretas. Nosotros les ofrecemos soluciones específicas para aumentar la difusión de su contenido en la red y poder rentabilizarlo, de una forma sencilla y rápida, realizando campañas de márketing”, apunta Miquel Puig. Mundo Deportivo, La Vanguardia, RAC1 o el Ayuntamiento de Barcelona son algunos de sus usuarios. ¿Y habrá una nueva ronda de financiación? De momento, prefieren tener los pies en el suelo. “Nuestra mente está centrada en continuar desarrollando la herramienta y abrirnos paso en el mercado. Después, evaluaremos esa posibilidad según la necesidad que pueda existir en ese momento”, puntualiza Joan Casas. ¿Contentos? Lo están. ¿Optimistas? Lo son. Pero también son conscientes, como el dice el refrán italiano, que piano, piano, si va lontano.