Empresas

Barcelona World ¿en venta?

Hoteles temáticos que sumarán 12.000 habitaciones, tiendas, teatros, centros de convenciones, casinos, oficinas y servicios. Así será Barcelona World, el proyecto anunciado por el Govern para hacer la competencia al macrocomplejo de juego y turismo de la empresa Las Vegas Sand, del multimillonario norteamericano Sheldon Adelson, que finalmente abrirá en Madrid. Producto del acuerdo entre la Generalitat, La Caixa y la empresa brasileña Veremonte, se espera que esté listo a finales de 2016 y sus previsiones de visitantes apuntan a los 10 millones cada año.¿Inversión? Unos 4.700 millones de euros para un proyecto de seis complejos turísticos tematizados.

Si repasamos la historia de los parques temáticos en España, todos se han convertido en un pozo sin fondo para las empresas y las administraciones que los gestionan. Por poner algunos ejemplos, Terra Mítica nunca ha encontrado el secreto del éxito. Su previsión de visitantes inicial fue de cuatro millones de personas, y nunca pasó de 1,5 millones. En 2005 presentó suspensión de pagos. Isla Mágica, por su parte, tuvo que ser rescatada por las cajas de ahorro, y aún así, su futuro sigue en el aire. O el Parque Warner, que se ha quedado en eso, en un parque de atracciones. El resort turístico que pretendía ser se ha diluido, sin parque acuático, ni hoteles, ni campos de golf… Todos ellos han pasado por diferentes manos, y sus empleados han sufrido diferentes EREs. ¿Por qué este batacazo? Porque todos ellos vinieron de la mano de un desarrollo inmobiliario que nunca llegó a cuajar.

El único que se ha salvado de la quema es Port Aventura. Pero en muchas ocasiones ha estado a punto de quemarse. Impulsado y construido por el Grupo Tussauds (Alton Towers), Anheuser-Busch (Busch Gardens), Fecsa y La Caixa, se inauguró en mayo de 1995. Dos años después, acabó controlado por Universal. En 2004, NBC Universal vendió todas sus participaciones a La Caixa que, a través de Criteria, cinco año después segregó del parque los campos de golf, un hotel y el negocio inmobiliario. Y, a finales de 2009, vendió el 50% a Investindustrial, un fondo italiano que inyectó dinero. Hoy, después de tan singular periplo, tiene beneficios.

¿Seguirá Barcelona World los pasos desventurados de Terra Mítica? ¿O le ocurrirá lo que a su vecino Port Aventura y acabará pasando por diferentes manos antes de ser rentable? Diferentes expertos consultados por Capital apuestan más por esta última opción. Si es así, ¿cuándo tiempo tardará en poner el primer cartel de “Se Vende”?