Mercados

Ya es oficial, estamos como en 2006

Esta semana nos ha dejado muchas cifras (la mayoría malas) y la constatación oficial de lo que muchas voces más o menos oficiosas denuncian con mayor o menor resignación sin necesidad de estadísticas. La crisis nos ha hecho retroceder en el tiempo y ya estamos en los niveles de 2006 en poder adquisitivo. Así lo ha puesto de manifiesto el INE en la Encuesta de condiciones de vida, en la que revela que los ingresos que entraron en los hogares en 2011 están al nivel de los que entraban cinco años antes. Bueno, para ser más rigurosos, aún cerraron el año pasado 3 euros por encima. En 2006, el dinero que ingresaba un hogar español al año sumaba un total de 24.606 euros. En 2011, fueron 24.609 los euros que entraron por cada casa. Estamos igual pero venimos de estar bastante mejor… y todo apunta a que estaremos bastante peor cuando se conozcan los datos de 2012.

Venimos de estar mejor porque la cifra de 2011 contrasta con la de 2008, cuando la crisis empezaba a estar en los periódicos, pero aún no se notaba en los bolsillos. Entonces, los hogares ingresaban de media 26.500 euros. Tres años después, en euros contantes y sonantes, la crisis se ha llevado por delante 1.891 euros de cada familia. La única nota positiva que se puede extraer del dato del INE es que lo perdido entre 2010 y 2011 es casi la mitad de lo que se quedó en el camino en los doce meses anteriores.

Ahora bien, todo apunta a que pinta mal por dos motivos. Por un lado, porque estamos igual que en 2006 si hablamos del poder adquisitivo de los hogares pero, si aprovechamos esa excusa para echar un ojo a otras de las grandes variables económicas sólo nos viene a la cabeza aquello de cualquier tiempo pasado fue mejor. Por poner dos ejemplos, en el primer trimestre de 2006, cuando aún éramos protagonistas del milagro económico español, la economía crecía a un ritmo del 4% interanual y hoy la caída es del 1,3%. Y lo que duele más… entonces la tasa de paro estaba en el 9,07%, es decir, había 1.935.800 parados. El viernes conocimos que el índice de desempleo en el tercer trimestre superó, por primera vez, el 25%, lo que supone que uno de cada cuatro españoles busca trabajo y lo que se traduce en 5.778.100 historias con nombre y apellidos.

Por otro lado, el pesimismo se desprende de las previsiones que también hemos conocido esta semana. Una de ellas, el panel de Funcas -que se elabora a partir de los datos macroeconómicos de 19 instituciones- augura que en 2013 lejos de mejorar, la economía española empeorará: el PIB caerá un 1,8% y la tasa de paro se elevará hasta el 27,2%…

Ya nos gustaría estar como en 2006…