Economía

DIA resucita la tienda de ultramarinos

Los que ya tenemos una edad recordamos cuando nuestros padres nos mandaban a comprar la leche, el pan, o los huevos a la tienda de la esquina. Aquella que regentaba un señor al que conocías de sobra y que, a la vez que te cobraba, te preguntaba por cómo le iba a tu padre o si tu abuela seguía bien de salud. A esos pequeños locales donde el trato personalizado era moneda de cambio se les llamaba tienda de ultramarinos. A pesar de sus reducidas dimensiones, en ellas se podía encontrar casi todo lo que le hacía falta a una familia para alimentarse. Pero los tiempos cambian, y la llegada en la década de los 70 y 80 del modelo francés de comercio basado en los hipermercados y los supermercados puso en serio peligro la supervivencia de estos entrañables lugares. Más tarde, el auge de las tiendas de alimentación chinas acabó por clavar la tapa del ataúd a una forma de comprar que ha caído en el olvido.

Pero, curiosamente, ahora resulta que una de esas grandes cadenas que favoreció el declive del comercio minorista, lo quiere recuperar. Nos referimos a Dia, que acaba de anunciar la apertura antes de fin de año de 20 tiendas en España de su nuevo formato Dia Fresh, locales urbanos en los que se venden productos frescos como fruta, verdura, carne o pescado. Cada establecimiento empleará a cuatro o cinco personas y abrirá de 9,30 de la mañana a 21,30 horas de lunes a sábado. Es decir, será una especie de ultramarinos por su tamaño, surtido y ubicación, mientras que su amplitud de horario convertirá a Dia Fresh en un temible rival para las tiendas de alimentación chinas. “No queremos competir con los chinos. Ellos compran en Dia los productos, para luego venderlos en su tienda a precios más caros. Nosotros queremos abrir tiendas de barrio”, matiza Ana María Llopis, presidenta de la cadena de supermercados.

Sea el rival que sea, este tipo de movimientos lo que está demostrando es que Dia es uno de los distribuidores más activos del gran comercio español. Primero, consiguió lavar su imagen de tienda barata y sucia abriendo supermercados más grandes y luminosos (Maxi Dia) y reformando los pequeños (es la única cadena de gran consumo con iluminación LED). No contentos con la metamorfosis, Dia revolucionó su programa de fidelización, siendo en la actualidad la única enseña de distribución capaz de lanzar ofertas personalizadas a cada cliente.

Todas estas acciones han convertido a Dia en la cadena de distribución que, junto a Mercadona, mejor está llevando esta crisis. Tanto es así, que entre enero y septiembre de 2012, ha incrementado sus ventas en España un 5,7% hasta alcanzar los 3.653 millones de euros. Habrá que esperar si el órdago de resucitar el comercio de barrio tiene éxito. De ser así, su presidenta no duda en exportar el formato a otros países.