Estilo de vida

Una isla… para ti solo

Le proponemos perderse en una isla. Sitúese en el centro de la Península, a apenas una hora de Madrid (sí, no nos hemos equivocado, siga metiéndose en la historia). Imagínese subido en una barca. Remo en mano, recorra 300 metros hasta desembarcar en la playa de una isla amurallada. Cruce una de sus tres puertas de acceso. Los  pinos, frutales y viñas lo copan todo. Bueno, casi todo, porque en un extremo de la isla se erige con poderío un castillo con torre incluida. ¿Suena a cuento, verdad? Pues tenemos una buena noticia: ¡es real! Se trata de la Isla del Burguillo, un islote de una hectárea en medio del embalse del mismo nombre, en la provincia de Ávila. Sin duda, la opción más original y cercana para disfrutar de la exclusividad de una isla privada y, a la vez, sumergirse en la época de los caballeros y las doncellas.

“Los visitantes vienen atraídos por la posibilidad de pasar unos días a solas en contacto con la naturaleza y disfrutar del agua, las noches al fresco en verano y la chimenea en invierno, sin tráfico, ni vecinos y a cinco minutos remando a tierra firme”, cuenta orgullosa Yolanda Merino, su propietaria, para confesar que ella nada hasta la orilla siempre que el tiempo se lo permite.

Isla2Su padre compró el terreno a mediados del siglo pasado y reconstruyó el Castillo en el que pueden hospedarse hasta 12 personas. Yolanda lo ha convertido en un alojamiento a medio camino entre el turismo rural y el insular a precios asequibles. Alquilar la isla completa una noche cuesta 1.200 euros y, por 300 euros más, la aventura puede ampliarse a 30 personas siempre que los últimos se atrevan con la acampada al aire libre. Como en toda isla, podrá tomar el sol, pasear y descansar y el embalse le ofrece, también, la posibilidad de alquilar una piragua, un velero o incluso de practicar esquí acuático. Además, si quiere volver a la civilización, bastan 10 minutos en coche para llegar a las localidades abulenses de El Barraco o El Tiemblo (famosa por los Toros de Guisando).

Otras islas en España. La Isla del Burguillo sabemos que es atípica. Pero le proponemos descubrir otra isla curiosa y, sobre todo, con mucha historia antes de dar el salto a los enclaves paradisíacos que seguro le vinieron a la cabeza cuando, de arranque, le propusimos perderse en una isla. Frente al antiguo puerto de Cartagena (Murcia), en pleno Mar Menor puede encontrar Baron Island, una isla que debe su nombre al italiano Barón de Benifayó, a quien el Rey Amadeo de Saboya le regaló el terreno en 1870. Rica en vegetación mediterránea, la isla alberga un volcán extinguido. Modesta, pero con espectaculares vistas, la vivienda puede alojar hasta diez personas en su torre de vigilancia. Su precio por semana es de 12.000 euros.

Ahora sí, si lo que quiere es hacer suya por unos días una isla de ensueño, quédese con este nombre: Tagomago. Es la isla española más exclusiva y una de las más demandadas a nivel internacional. Se encuentra en pleno Mediterráneo, a sólo 900 metros de Ibiza y a apenas media hora de Formentera y su propietario actual es el empresario inmobiliario alemán Matthias Kühn (actual pareja de Norma Duval).
Su acceso en helicóptero o yate ya pone de relieve que nos acercamos a una isla de cerca de 600.000 metros cuadrados para la jet-set. Una vez en tierra, el verde de la vegetación que tiñe la isla y los celestes y turquesas de las aguas que la rodean, sólo se ven alterados por el blanco ibicenco de una villa de lujo con cinco suites con vistas al mar. Calas, piscina, jacuzzi y amplias terrazas de estilo chill out completan una oferta única que podrá ampliar con todo tipo de actividades marítimas y de la que podrá disfrutar una semana por entre 100.000 y 160.000 euros, dependiendo de la temporada. También puede celebrar eventos o fiestas por un mínimo de tres días por entre 43.000 y 68.500 euros.

Isla3Paraíso internacional. Si lo que quiere es combinar privacidad y lujo lejos de nuestras costas, le sorprendería la cantidad de islas que hoy en día puede alquilar a lo largo y ancho del planeta. La empresa Vladi Private Islands le pone en contacto con todas ellas, pero nosotros le damos algunas pistas para que seleccione su destino vacacional.
La más exclusiva se encuentra en el Océano Índico, en las Seychelles. North Island es todo lujo y funde un entorno natural inigualable con una decoración mimadísima en la que los troncos de los árboles se convierten en las vigas de la villa. Además de disfrutar de todo tipo de actividades marítimas, tiene a su disposición un spa. La noche para hasta 22 personas cuesta 50.000 euros.

Si lo que prefiere es un estilo más clásico –tirando a colonial– su destino es Musha Cay, situado en el sur de las Bahamas y a sólo 40 minutos en avión de Miami. Puede reservarla en exclusividad por 27.700 personas la noche para un total de 12 huéspedes.

El otro gran ránking, el de las más demandadas, lo lideran precisamente las islas caribeñas aunque Tagomago se cuela en un merecido segundo puesto. El oro se lo lleva Guana Island, en las Islas Vírgenes Británicas, en la que pueden alojarse 32 personas por 14.500 euros la noche. Aunque en otro tiempo fue una plantación de cañas de azúcar, hoy la conocen como el Jardín del Edén, lo cual lo dice todo de lo rica que es en flora y fauna.

El bronce lo luce orgullosa Little Whale Cay, perteneciente a Bahamas y donde puede disfrutar junto a otras 11 personas de las aguas más cristalinas del Caribe por entre 7.000 y 8.000 euros la noche con todo lujo de servicios y actividades durante el día. Eso sí, en otros mares también se cumplen los sueños a precios más asequibles. Forsyth Island, entre Australia y Nueva Zelanda, es una de las islas más grandes del Pacífico Sur y puede alquilarla por entre 1.000 y 2.000 euros al día. Si lo prefiere, en Canadá, puede reservar por 215 euros la noche Hunt Island, una isla de densa y colorida vegetación.

Da igual dónde, ¡seguro que se anima a perderse!