Economía

Atrévete a personalizar tu negocio

Un típico pub irlandés, una taberna pirata, un restaurante del siglo XIX o una abadía benedictina. Son solo algunos de los trabajos de El Taller de Piñero, una empresa de Alcoy que se dedica a la tematización de locales para la hostelería desde hace dos décadas. “Cuando empecé no tenía absolutamente nada, salvo ilusión. Yo trabajaba en una tienda de discos y un hostelero me encargó decorar la fachada de su local. Lo hice en tres noches, con la técnica de la aerografía, y con un compresor que fabriqué yo mismo con dos motores de nevera y un extintor”, recuerda su fundador, José Miguel Piñero.

Tanto gustó ese primer trabajo, que fue la antesala de otros. Y Piñero tuvo que alquilar un piso, luego un local de 40 metros cuadrados, después contratar a un ayudante… Veinte años después, la empresa cuenta con 35 personas en plantilla (carpinteros, pintores, escultores…), ha decorado más de 600 locales, facturó cerca de dos millones de euros en 2012, cuenta con unas instalaciones de 3.000 metros cuadrados, y ha comenzado su aventura exterior. Texas, en EEUU, será su primera pica.

IMG_4148

“Seguiremos fabricando en España y enviaremos el montaje a los diferentes países”, destaca su creador. También abrirán un showroom profesional en Suiza y una delegación en Croacia. Sin olvidar China y los Emiratos Árabes, donde también esperan aterrizar en el presente año. “Gracias a la globalización y, sobre todo, al uso de Internet, nos hemos visto casi en la obligación de ofrecer nuestros servicios a empresarios de fuera de nuestras fronteras”, especifica Piñero.

¿La clave del éxito? Ofrecer todo al cliente, desde el diseño y la fabricación, hasta el montaje. Y la diferenciación. “Es lo que busco, tanto en el resultado final del local, como en el sistema de trabajo”, subraya este emprendedor. Un ejemplo: un cliente, amante de la hípica, le pidió decorar su local como si fuera una taberna irlandesa. Así sucedió. Pero con un matiz: las columnas estaban adornadas con la forma de cabezas de caballos. “No me gusta producir en serie. Por eso, cuando el cliente te llama para decirte que el equipo es muy bueno, así como el resultado final, es una satisfacción grandísima”, reconoce su fundador.

Además de los locales, El Taller de Piñero también ha realizado decorados para cine y teatro, así como acciones de marketing. ¿Su último contrato? Ambientar algunos salones de determinados hoteles de la cadena Barceló. ¿Y cuál es el precio de tematizar un local? Pues desde 12.000 euros hasta los 130.000 euros.