Empresas

El negocio de comer sano

Kernel Bio nació de forma modesta en Almería con la compra de una finca y un cortijo abandonado en el Parque Natural de Cabo de Gata. Esta empresa familiar quería dedicarse al cultivo de alimentos ecológicos y comenzó con la adquisición de unas decenas de hectáreas. Tenían la pretensión de ser un proveedor local, pero no se podían imaginar que casi veinte años después, exportarían el 75% de lo que producen sus actuales 330 hectáreas a las grandes capitales europeas.

La historia de Kernel podría ser la de muchas de las 3.000 empresas que en España se dedican al cultivo de alimentos ecológicos. Forman parte de un negocio que mueve mil millones de euros al año, la mayor parte de los cuales viene de las exportaciones. Aún es un sector pequeño comparado con la producción agraria nacional total, que en 2012 llegó a los 43.151 millones de euros 

Etiqueta-ecológica-de-la-UE
Certificación Ecológica Europea

España posee un total 24,8 millones de hectáreas de cultivo, de las que un 7% se dedican a la producción ecológica (a fecha de 2011). Cada año aumentan, según datos del Ministerio de Agricultura. Esas cifras convierten a nuestro país en el primer productor ecológico de la Unión Europea. Del total de ese rendimiento el 80% se vende fuera. Por ello, mientras el Ministerio cierra los últimos acuerdos de la PAC con los agricultores españoles, los productores ecológicos piden que se cuide más ese mercado exterior.

Un 35% de los alimentos ecológicos que consumen los europeos se produce en España. Los agricultores han sabido aprovechar la existencia de demanda europea de este tipo de productos, ya que fuera de nuestras fronteras el mercado de alimentos ecológicos está asentado y mueve grandes cantidades de dinero.

España se encuentra al principio de la tabla respecto al cultivo, pero en el consumo está al final. En cifras globales ganan los alemanes, con 6.590 millones de euros al año en productos orgánicos, y en gasto por persona, los suizos, con unos 153 euros anuales, según el Comité Andaluz de Agricultura Ecológica. Que en el lado opuesto estén los españoles, con veintiún euros al año, sigue empujando a apostar por el mercado exterior pero, también, por dinamizar un mercado interior con muchas posibilidades.