Economía General

Susana Díaz defiende su tierra

Andalucía ha cambiado mucho y para bien desde la conquista de su autonomía. La Comunidad andaluza es hoy en día una tierra de oportunidades, una sociedad moderna que mira esperanzada al futuro. Andalucía reúne, en un entorno medioambiental privilegiado, un patrimonio histórico y cultural mundialmente reconocido y una emergente actividad empresarial innovadora.

Es cierto que padecemos déficits históricos, como el desempleo y la baja actividad industrial, contra los que luchamos día a día. Pero son muchas más nuestras potencialidades que nuestras carencias y, sobre todo, es firme nuestra determinación por superarlas.

La Comunidad ha experimentado en las últimas décadas un giro copernicano, que le permite exhibir capacidades de largo recorrido que nos están ayudando a paliar en buena medida el efecto devastador de la crisis. La comunidad andaluza mantiene su liderazgo internacional en turismo y agroindustria. Y ha apostado por la I+D+i como estrategia fundamental para ganar en competitividad. De hecho, nuestra Comunidad cuenta con 11 parques tecnológicos, auténticos entornos privilegiados para empresas de sectores emergentes e innovadores capaces de generar empleo de calidad.

Esta tierra, aparte de talento y cultura, posee oportunidades de negocio que la hacen sumamente atractiva para las inversiones. Buen ejemplo de ello es que Andalucía se ha convertido, por primera vez, en la Comunidad más exportadora de España en el sector agroalimentario, copando ya el 22,5% de las exportaciones nacionales.

En paralelo, hemos diversificado nuestras potencialidades en campos con mucho presente y más futuro. En energías renovables somos una potencia; investigación biomédica, aeronáutica, desarrollo de las TIC… En todos somos sobresalientes.

Esta Andalucía del siglo XXI cuenta con las generaciones de andaluces más y mejor formadas y con una excelente dotación de infraestructuras que vertebran su extenso y diverso territorio. Además, el Gobierno andaluz será el mejor aliado del empresariado y de los emprendedores, que generan empleo y riqueza en el territorio, desde el convencimiento de que de su mano llegará la necesaria recuperación económica.

Pero si en algo está a la vanguardia Andalucía es en derechos sociales. En esta Comunidad nadie se queda en el camino, todos tenemos los mismos derechos y prestaciones sociales, y eso ni siquiera la profunda crisis económica que atravesamos lo ha cambiado. Es una prioridad del Gobierno andaluz blindar los derechos fundamentales (sanidad, educación, servicios sociales, dependencia), garantizando que todos los andaluces y andaluzas se beneficien de ellos en condiciones de igualdad y justicia social.

Andalucía es, en definitiva, tierra de confianza y de futuro. Y somos las administraciones quienes tenemos que transmitir seguridad, que es la base de la confianza. Los presupuestos para 2014 van en esa línea: blindar nuestro modelo social, compromiso con el empresariado y apuesta por el crecimiento económico. Ese es nuestro proyecto de progreso para Andalucía, al que os animo a sumaros.