Empresas General

Belén Garijo: “He sabido crear equipos a mi alrededor que son mejores que yo”

Ha trabajado en España, Estados Unidos, Francia, Suiza y Alemania. Países en los que reconoce que se ha sentido como pez en el agua. “En aquellos en los que me he podido comunicar en castellano o en inglés he tenido mayor facilidad para ir al supermercado”, bromea. Un itinerario que comenzó hace dos décadas, cuando aterrizó en las tierras del Tío Sam con una hija y un embarazo de ocho meses, y cuya última estación es la localidad alemana de Darmstad. Allí tiene su cuartel general Merck Serono, la división farmacéutica de medicamentos del gigante Merck, que concentra la mitad del negocio de la compañía: más de 15.600 empleados repartidos por todo el mundo y una facturación de 6.400 millones de euros. Desde el 1 de octubre de 2013, su ‘comandante en jefe’ es esta almanseña, nacida en 1960, doctora en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares y especialista en Farmacología Clínica.

Usted se ha definido a sí misma como “una profesional con la determinación, la ambición y la visión para conducir a las organizaciones más allá de sus propias expectativas”. Toda una declaración de intenciones…

El líder es la persona que no solamente tiene la confianza, sino que también es capaz de trasmitirla para movilizar o inspirar a los equipos a ir más allá. Conducir el cambio, dirigir la transformación en una organización, es algo que no se puede hacer en solitario. Lógicamente, todo empieza por definir cuál es la ambición y convencer a las personas que te rodean de que pueden hacerlo. Y no hay límites. Siempre hay que intentarlo.

BelenGarijo

¿Y cuáles son sus principales rasgos como líder?

Uno es que he sabido crear equipos de gente a mi alrededor que son mejores que yo. Esto me enriquece enormemente, me estimula, y me reta a ser mejor que ellos. Algo que me caracteriza es que yo nunca tengo todas las respuestas. Lo sé perfectamente.

Entonces, ¿cómo definiría su estilo de gestión?

Se basa en entender la importancia del talento y de las personas para conseguir los objetivos de la organización. Me gusta trabajar en un entorno de transparencia en el cual el equipo se sienta estimulado a aportar, a decirme lo que piensa, a trabajar codo con codo. Encontrar la complementariedad entre todos los miembros es fundamental. Y que sientan que se les ha dado la responsabilidad necesaria para que consigan, contribuyan y aporten valores. Me gusta delegar de manera responsable tras haber establecido un objetivo, una visión, una ambición.

¿Es fácil encontrar este tipo de personas en momentos de crisis tan duros como los actuales?

Habitualmente, a todo el mundo le gusta el poder y le gusta el territorio. Yo abogo por un modelo de gestión que está dirigido por la contribución, no por qué es lo que controlo, sino dónde puedo contribuir. Y eso no es fácil de conseguir. Mi responsabilidad fundamental es ser un ejemplo de este estilo para que realmente entiendan cuáles son mis expectativas al respecto de su propio método de liderar equipos.

Una práctica que, a lo largo de su dilatada carrera profesional, le ha permitido, entre otros éxitos, dirigir complejos procesos de adquisición e integración. Una forma de hacer que, además de cosechar diferentes premios y galardones, le sirvieron para ser Chairwoman del International Executive Committee de PhRMA (Pharmaceutical Research and Manufactures of America) y consejera independiente del BBVA.

Cuando la entidad financiera la eligió, enumeró los siguientes motivos para hacerlo: visión estratégica, liderazgo carismático, carácter innovador y extensa experiencia internacional. Para sentirse orgullosa. ¿Exageraban o no?

Desde luego, experiencia internacional sí poseo (sonríe). La posición que tengo en BBVA me permite no solo aprender y exponerme a un sector completamente diferente al mío, sino también encontrar las áreas comunes en las cuales yo puedo contribuir porque existen ciertas similitudes entre el sector financiero y el farmacéutico, sobre todo en cuanto a temas de regulación.

BelenGarijo2

Sin embargo, en el banco, como en la mayoría de las empresas españolas, la presencia femenina en el consejo de administración no llega al porcentaje establecido por la Ley de Igualdad. ¿Qué opinión le merecen las cuotas? Discriminación positiva, ¿sí o no?

Yo soy una defensora apasionada de la diversidad, no solo de la de género. Creo que tan importante como esta última es la cultural, por ejemplo. Yo no soy partidaria de la discriminación positiva. Creo que el hecho de que no hayamos hecho progresos enormes en temas de diversidad requiere que se aborden algunos de los problemas estructurales que han originado estas diferencias. Y me refiero a conflictos sociales, en los cuales tenemos que seguir avanzando, y confiando en que las generaciones que nos siguen tengan menos limitaciones y barreras de las que tuve yo. La discriminación positiva puede que sea catalizadora del progreso que necesitamos hacer pero, y hablando en términos farmacológicos, puede tener algún efecto indeseado.

Siendo mujer, ¿es más fácil llegar a lo más alto de una empresa fuera de España que en España?

Yo estoy enormemente orgullosa de que una compañía alemana haya elegido a una española para dirigirla a nivel global. Esto habla de las personas, no del origen, de una mentalidad. Me he sentido muy arropada en todas las organizaciones en las que he trabajado y, honestamente, creo que quien consigue estar donde está lo hace por su talento, por su compromiso y por sus resultados. No creo que lo que he conseguido lo haya hecho por ser mujer.

¿Y no se ha sentido como un bicho raro, permítame la expresión, por haber sido usted quien ha tirado de la familia?

Nunca me he sentido un bicho raro ni el prototipo de superwoman. Siempre he pensado que superwoman es quien saca adelante a la familia con muchos menos recursos, con más limitaciones, y muchos más hijos que yo. Irene Villa, por ejemplo. Lo que sí soy es una trabajadora comprometida con mis objetivos, una persona que desea aprender cada día. Y si es necesario, y me tengo que reinventar para seguir gestionando mi vida laboral y personal, pues lo hago.

Antes de poner punto final, le pedimos que haga una radiografía del sector. “El mercado mundial tiene un crecimiento moderado del 4% impulsado más por los mercados emergentes, aunque Europa y Estados Unidos todavía representan un porcentaje muy elevado del mismo”. ¿Y Merck Serono? “Prevemos crecer por encima de ese 4%. En España tendremos crecimiento cero, aunque estamos por encima del mercado en algunas áreas. Nuestro gran reto es diversificar nuestro portfolio en EEUU”. Dada su experiencia, seguro que lo consigue.