Empresas General

El renting camina hacia la recuperación

La flota de vehículos bajo fórmulas de alquiler a largo plazo con todos los servicios incluidos se situó en 401.190 unidades durante 2013, lo que representa un descenso del 7,4% respecto a 2012. Un negocio que, durante los seis últimos años, se ha dejado un 30% de flota. Son datos de la Asociación Española de Renting de Vehículos (AER), y que demuestran cómo la crisis ha frenado el crecimiento del sector. “No ha sido un año positivo”, afirma Agustín García, su presidente. Con una facturación que ascendió a 3.556 millones de euros, y una inversión en compras de vehículos que se elevó a 2.212 millones, las matriculaciones ascendieron a 119.836 unidades. Eso significa que las compras aumentaron del orden del 12,6%, y que uno de cada siete vehículos que se adquirieron en España fueron a través de este sistema. “El renting ha seguido la estela de los problemas económicos que ha tenido España”, sostiene Fernando Cogollos, consejero delegado de Northgate. Palabras que son refrendadas por Cecilia Boned, consejera delegada de Arval: “Hemos vivido un periodo de transición hacia la recuperación”.

ArvalOK

Un dato: el porcentaje en el canal de empresa ha pasado del 29,5% en 2012, al 30,3% en 2013, lo que permite ver una mayor confianza de las empresas por las soluciones y las ventajas que les aporta. “En 2014 existirá un aumento de la flota aunque de manera muy sostenida”, señala Isabel Pascual, directora general de APK Renting. ¿Razones? En España existe una demanda retenida de vehículos por efecto de la crisis. Sin olvidar que existen cuatro millones de coches de empresa y la flota de renting representa menos del 10%. “El mercado comprará alrededor de 128.000 vehículos, un 8% más que el año pasado, debido al envejecimiento de nuestro parque automovilístico y a la finalización de un mayor número de contratos que deberán renovarse”, apunta Jorge Bautista, director general de Alphabet España. Además, toda mejora que se produzca en la economía real tendrá su reflejo en el sector. “2014 se visualiza como un año de crecimiento, quizás pausado, pero continuo. Los primeros meses serán difíciles, pero a final de año los datos mostrarán una evolución positiva”, resalta Pedro Malla, director general de ALD Automotive.

Son las grandes empresas las que, poco a poco, están aumentando sus compras (todas conocen el producto, aunque solo lo usa en un 80%-85% de los casos), mientras que las pymes (más castigadas por la crisis), todavía no han terminado su proceso de ajuste y quizás sean más prudentes a la hora de lanzarse a nuevas contrataciones de vehículos. Por eso, solo el 15% de las mismas van a un operador de este modelo cuando buscan coche. “Si los actores del sector hacemos bien nuestro trabajo podríamos alcanzar en los próximos años una flota de 600.000 unidades”, augura la consejera delegada de Arval. Para ello tendrían que entrar en otros campos como los autónomos o las pymes, donde la bolsa potencial es de tres millones de clientes. “Ahí nos cuesta un poco más llegar. Es un tema de capilaridad, por lo que hay que dar a conocer el producto entre las pequeñas y medianas empresas”, indica el presidente de la AER. Y el consejero delegado de Northgate añade: “Estamos seguros de que esto se valorará, a corto plazo, por parte de la Administración”.ArvalSmartExperienceOK

Un paso adelante. El sector supone casi un 15% del total de matriculaciones en España. “Lo lógico es que los vehículos de renting se incluyeran en los planes del Gobierno (PIVE, PIMA…) ya que los operadores podemos ser unos grandes impulsores hacia la renovación de las flotas y el rejuvenecimiento del parque automovilístico”, argumenta Ignacio Barbadillo, consejero delegado de Lease Plan. Si así fuera, el primer beneficiado sería el cliente, al disponer de una cuota más competitiva. Y animaría a muchas empresas, sobre todo a las pymes, a cambiarse de la propiedad al renting, lo que les haría entrar en una dinámica de cambio de vehículo cada cuatro o cinco años. “Nos gustaría que no estuviera orientado solo a las empresas, también a los particulares, pero no es nada fácil”, matiza el presidente de la AER.

También, desde la patronal, abogan por la supresión del Impuesto de Matriculación, lo que generaría una demanda adicional de unos 25.000 vehículos (de los que 15.000 corresponden a clientes particulares y 10.000 a pymes), así como otras medidas como son la rebaja de la fiscalidad del vehículo de incentivo, y la deducción de la cuota de renting en el IRPF por parte de los particulares para estimular este canal. “Esto último contribuiría a conseguir una mayor penetración entre los ciudadanos de a pie, como ya sucede en Reino Unido, donde la cuota de renting entre los particulares es del 40%”, manifiesta la consejera delegada de Arval. Ventajas que supondrían un cambio cultural, y que harían que los vehículos se renovaran con más frecuencia. “Lo que sin duda ofrecería beneficios de tipo recaudatorio a la administración, medio ambientales y de seguridad vial”, destaca la directora general de APK Renting.

¿Cuáles son los atractivos del sistema? Uno de ellos es tener un vehículo funcionando a pleno rendimiento durante cuatro o cinco años. Una prioridad para los clientes que también buscan reducir costes pero sin perder movilidad. “Primero precio y, una vez que prueban el servicio, quieren exprimir sus ventajas”, proclama Justo Díaz-Leante, director de Financiación Largo Plazo de BBVA. Por eso, este elemento continúa siendo un factor determinante.

ArvalSmartExperience2OK

Junto a ello, también pretenden una optimización de su flota, en la que exista un asesoramiento antes de tomar la decisión. Y, por supuesto, calidad en el servicio, el no tener que preocuparse de los trámites gestiones que conlleva el uso de un vehículo.“En los años más duros de la crisis hubo empresas que optaron por las cuotas más bajas, pero se han dado cuenta de que el coste de gestión debido al nivel de servicio y cláusulas poco favorables les lleva a tener un coste final más elevado”, asevera Michiel Alferink, director comercial Iberia de Athlon-De Lage Landen. Porque muchos de ellos, que buscaron en la desagregación de servicios una oportunidad de ahorro, han abierto los ojos y han vuelto al todo incluido, ya que el teórico ahorro se consumía por los costes ocultos. “El renting sale, por tanto, reforzado de este periodo como producto que maximiza su valor añadido cuando tiene todos los servicios integrados por la gran interrelación que existe entre todos ellos”, subraya el director general de Alphabet España.

¿Y está cambiando el gusto de los clientes? “La mayoría de las empresas han bajado el modelo del vehículo que incorporan a sus flotas priorizando, a su vez, los consumos de los mismos”, concreta Javier León Fernández, director general de Bansabadell Renting. Según cálculos de Arval, durante 2013 el consumo medio de los autos de renting cayó un 3,5%, lo que se tradujo en un ahorro de unos 76 euros anuales de acuerdo a la media de kilómetros recorridos. “Esto multiplicado, pongamos por una flota de cien vehículos, es mucho dinero”, sostiene su consejera delegada. Junto a esas exigencias de reducción de costes, el uso de la tecnología también forma parte de sus necesidades. “Por tanto, el futuro del renting será más personalizado para el usuario y más cuidadoso con el medio ambiente”, concluye el director general deALD Automotive.