Economía General

La pesadilla de cancelar una póliza de seguros

Cuando una consumidor llama a una compañía de seguros, o se conecta a su página web, para contratar la póliza del coche o la casa no encuentra más que parabienes. Todo parece preparado para que hasta un bebé sea capaz de adquirir un seguro. Pero, ¿qué ocurre cuando nos enfrentamos el caso contrario? Es decir: cuándo alguien quiere cancelar su relación con la compañía aseguradora. Pues para qué engañarse, si se encuentra en esa situación no le queda más remedio que armarse de valor y de paciencia. En la mayoría de los casos solo tendrá a mano el remedio del teléfono y quizá con mucha suerte, tras perder unos buenos minutos hablando con máquinas llegue a poder intercambiar información con un operador. En ese caso, las empresas no suelen funcionar del todo mal y, después de intentar convencerle de que permanezca con ellos, le dejarán darse de baja. Eso sí, quizá tenga que mandar un escrito por fax.

dentro¿Fax? ¿Pero no estamos en el siglo XXI? ¿En la era de la tecnología? En teoría sí y lo normal es que las compañías aprovecharan sus páginas webs para facilitar el trámite de cancelación. Pero en la práctica esto no ocurre casi nunca. Al menos eso es lo que asegura la comunidad online Aimfri.com tras analizar la información que ofrecen a través de sus sites las 62 entidades más importantes de España.

El estudio revela que tan solo diez de las 62 aseguradoras visitadas cuentan con una guía de información que permita al cliente cancelar de forma sencilla su contrato. Estas entidades son Axa, Direct Seguros, DKV, Generali, Mutua Madrileña, Néctar, Sanitas, Santa Lucía y Verti. Pero cuidado. Que tengan la información en su página no quiere decir que sea fácil de localizar. Las aseguradoras no quieren perder a nadir y por eso convierten el camino hasta esta información en terreno minado. Solo tras convertirte en un explorador de Internet con galones de oficial se pueden encontrar las claves. Y es que, según el estudio, estos datos no están a la vista de nadie salvo que se utilice el buscador de la página de Internet. Algo que no suelen hacer demasiados internautas.

De esta práctica se salvan solo cinco empresas, DKV, Mutua Manresana y Sanitas, que sí colocan la información sobre cancelaciones a la vista de todos. Y Generali y Verti, que remiten al interesado a un asesor personal que es el encargado de realizar los trámites. El resto esconde un proceso que no tiene presencia en los menús de la página web.

Así, las páginas de las 52 compañías restantes no cuentan con nada que ayude y que oriente a sus clientes. Y si quieren cancelar la póliza no les queda más remedio que pasar por el aro del teléfono y armarse de paciencia. Como se puede ver, divorciarse de una compañía aseguradora no es algo que esté al alcance de cualquiera.