Empresas General

Para los amantes de los bocadillos 'premium'

A caballo entre España y Brasil, donde tiene una sociedad inmobiliaria, y cansado de que en ningún restaurante le ofrecieran un bocadillo hecho con buenos ingredientes y cuidada preparación, Eric Camps (35 años) ideó el concepto Butifarring. Se trata de una marca de bocadillos premium de butifarra gourmet, hechos a la brasa con carbón vegetal y sarmiento, y cuyo primer local abrió el pasado mes de noviembre en Barcelona. “El concepto de bocadillo se identifica con algo rápido que se hace mal. Nosotros los preparamos con los mejores ingredientes, y los ofrecemos con un buen servicio”, asegura su fundador. Productos que son de kilómetro cero, es decir, de proximidad: la butifarra procede de Mitjans, una empresa familiar y centenaria de la localidad de Olèrdola; el pan de coca lo aporta Bon Blat, y se elabora y fermenta en el propio local; las salsas son made in Albert Gómez, chef del establecimiento y uno de los socios, que las confecciona en su laboratorio de I+D enclavado en el establecimiento; mientras que la cerveza es aportada por Cervesa del Montseny, y el cava y el vino por Mont Marçal.

butifarring2

¿Laboratorio de I+D? Bautizado con el nombre de ‘Butifarring Espacio Gastronómico’, consta de dos espacios. Por un lado, una sala polivalente donde se llevan a cabo conferencias, talleres, degustaciones y catas de producto; y, por otro, el laboratorio propiamente dicho, en el que el chef idea las salsas y los nuevos productos que se incorporarán a la carta. La misma, de momento, consta de 10 packs, repartidos entre las variedades classic o premium. La primera abarca desde la clásica, frankfurt, escalibada, pollo, queso azul, morcilla de tortilla de patata… mientras que la segunda está diseñada en función del género de temporada a partir de recetas innovadoras surgidas en el laboratorio. “Aderezamos la oferta con una muy cuidada higiene. El sistema de pago es automático, por lo que el camarero no manipula el dinero a la par que la comida”, apunta Eric Camps.

Con una inversión de unos 200.000 ¤ para el local y la maquinaria (el 75% procede de los socios -junto a Eric Camps y Albert Gómez están Enric Jiménez, Sara Martínez y Ferran Gómez- y el 25% restante de un crédito del ICO), para 2015 tienen previsto abrir cuatro nuevos locales. Y, un año después, desarrollar la franquicia. “El objetivo es abrir 95 locales en España y en el exterior. Donde lo hagamos, siempre buscaremos proveedores locales”, matiza su creador.

Los precios oscilan de 3,90 a 4,50 euros, y los bocadillos se pueden acompañar de patatas ‘al caliu’, judias ‘del ganxet’ o ensaladas de temporada (1,5 euros). “Tener negocios en Brasil, país burocrático por excelencia, me ha ayudado a ver a España con otros ojos. Pero hubo un momento en que pensé en ir a otra ciudad por el tema de las licencias”, concluye.