General Mercados

¿Se frena el crecimiento de Google?

La empresa líder en búsquedas en Internet presentó la semana pasada unos resultados tan espectaculares como siempre: 15.420 millones de dólares de facturación en el primer trimestre de 2014, un 19% más que en el mismo periodo del año anterior. Unas cifras que pocas compañías en el mundo pueden permitirse. Pero, sin embargo, cayó en Bolsa. ¿A qué se debe este curioso fenómeno?

Para Business Insider, que recoge en un artículo un análisis de Asymco, el principal problema de Google es que el crecimiento de sus ingresos depende del aumento de personas conectadas a Internet, que podría frenarse en 2016. A partir de ahí, la audiencia de la Red empezaría a decrecer.

Además de este problema de volumen de “internautas”, esta compañía americana no es igual de efectiva en todos los países. Google aumenta su monetización por usuario en los países desarrollados. Si quiere seguir creciendo, tendrá que conseguirlo en países más pobres. Pero no está ocurriendo. Según Asymco, el ingreso por usuario en Estados Unidos y Reino Unido era de 86 dólares al año en 2012, y subiendo, mientras que en el resto del mundo estaba en 12 dólares. “Los beneficios por usuario son menores en los países con menor índice de penetración, y la tendencia muestra que no se está estrechando la distancia”, se señala en el blog de Asymco.

Como consecuencia, el beneficio por usuario se estanca. Google gana 1,20 dólares por usuario, y este dato no ha variado mucho últimamente. Aquí puede estar una de las claves de la desconfianza de los inversores. No solo valoran que una compañía crezca, sino cómo lo hace frente a periodos anteriores.

El coste por clic también está decreciendo, y el aumento de clics de pago se está ralentizando. Dos señales preocupantes para los ingresos. Además, cada vez más empresas -Amazon, LinkedIn, Apple, Facebook…- tienen aplicaciones con sus propias herramientas de búsqueda incorporadas. Y las aplicaciones son normalmente invisibles para las búsquedas tradicionales realizadas por Google. A ello hay que unir que la mayoría del tiempo empleado por los usuarios de dispositivos móviles se da dentro de aplicaciones.

Negocios de audiencias masivas como Facebook o Pandora cuentan con un creciente número de usuarios móviles. Se trata de audiencias que las máquinas de Google no pueden controlar. La web crece, pero no del modo en el que Google puede obtener ingresos publicitarios de ella.