Empresas General

Todavía hay quien vende libros puerta a puerta

Suena el teléfono. Una teleoperadora concerta con el cliente una cita con un comercial. Este llama a su puerta y… “Le ofrecemos una oferta combinada de libros de diversa temática y productos promocionales de primeras marcas como Philips, Sony o Apple”, indica Rubén Rueda, su vicepresidente. Así trabaja Signo Editores, cuyos orígenes se remontan 35 años atrás cuando Manuel y José Rueda (presidentes de la misma) vendían enciclopedias a domicilio de la multinacional alemana Discolibro. Ahí aprendieron todo sobre la venta directa y el trabajo por objetivos. Con ese bagaje crearon Culturama JM en 1981. Y, ya en 1987, pusieron en marcha su propia empresa editorial: Ediciones Rueda. Hasta que en 2010, año en que renovaron su fondo editorial (invirtieron más de tres millones de euros), adoptaron el nombre de Signo Editores. “La manera de entrar a los hogares es regalando un libro con un nivel de calidad alto. Cada mes damos alrededor de 20.000”, comenta Rubén Rueda.

Folletos

Durante esas más de tres décadas, muchos son los cambios que ha ejecutado la compañía. Primero vendían solo enciclopedias. Luego, por la compra de las mismas, se regalaba un televisor, u otro producto. Y, por último, la venta combinada de libros y artículos del hogar. Pero quizás el más disruptivo, sobre todo para las comerciales, haya sido la sustitución de los catálogos y trípticos por el empleo de tabletas. “Cada artículo tiene un vídeo. La venta le tiene que entrar al cliente por los ojos”, afirma su vicepresidente. ¿Otra seña de identidad? La venta a plazos, en 36 meses, sin intereses. “Hemos llegado a acuerdos con ocho entidades financieras y el nivel de morosidad está por debajo del 5% gracias a unos filtros”, manifi esta Rubén Rueda.

Con una plantilla de 1.000 personas, de las que 250 son comerciales, la empresa dispone de 22 oficinas comerciales repartidas por todo el país. Posee más de cuatro millones de clientes de los cuales, más de un tercio, ha adquirido más de una promoción. “Suelen ser adultos, de poder adquisitivo medio, y con un alto interés por la literatura y por los libros como objeto de colección. El 60% de las ventas se realizan a clientes ya consolidados y su índice de satisfacción supera el 90%”, especifi ca su vicepresidente. A todos se les aplica un sistema de puntos que les suponen descuentos y ofertas. “Nuestro modelo de venta es sin intermediarios y negociamos de manera directa con los fabricantes un volumen de compra lo sufi cientemente grande como para conseguir importantes rebajas. Ello nos permite combinar varios productos en diferentes ofertas comerciales”, señala Rubén Rueda. ¿Y cuáles son las estrellas de su catálogo? Los comics tanto del Capitán Trueno como de Mortadelo y Filemón, seguido por la colección Cuenta Cuentos Bilingüe. Para resistirse.