General Mercados

¡Alerta roja! Una de cada tres facturas no se paga en Europa

Quien piense que la morosidad es un solo un problema typical spanish está muy equivocado. El 38% de las ventas a crédito a empresas de Europa Occidental resultará impagada en la fecha de vencimiento de la factura, a la par que el 4,9% de las facturas acumulará retrasos superiores a los 90 días. ¿Asustado? Todavía hay más: el 1,7% será incobrable, es decir, que el 35% de las cuentas por cobrar que permanecen en mora más de 90 días será dada de baja en los libros.

Estos son los principales resultados del Barómetro de Prácticas de Pago difundido por Crédito y Caución en el que se han realizado entrevistas a cerca de 3.000 empresas de 14 países de Europa Occidental. Y son las empresas de Turquía, España, Gran Bretaña e Italia afrontan las que afrontan los mayores problemas con la morosidad y los impagos. Por contra, en Dinamarca, Suecia, Austria y, ¡sorpresa!, Grecia, muestran un mayor control a la hora de cobrar las cuentas de sus deudores. “Las empresas encuestadas son prudentes y siguen operando con un alto nivel de conocimiento de los riesgos, dado que no es probable que disminuyan significativamente en el corto plazo los impagos y las insolvencias”, señala Andreas Tesch, Chief Market Officer del Grupo Atradius.

Aunque la razón principal del retraso en pagos es la insuficiencia de fondos (47% con los clientes domésticos y 35% con clientes internacionales), los clientes, tanto domésticos como internacionales, retrasan con frecuencia el pago como fuente subsidiaria de financiación. Esto ocurre con mayor frecuencia con clientes nacionales en Alemania (50%) y con internacionales en Dinamarca (42%). Con clientes nacionales, el 21% de las empresas citan la insolvencia del comprador como motivo principal del retraso. En el extranjero, la segunda causa más citada, con cerca de la cuarta parte de los encuestados, son los procedimientos de pago complejos  o sistemas bancarios ineficientes.

Entender cuáles son las posibles causas de los retrasos en los pagos y limitar el riesgo de impago puede reducir las pérdidas financieras. Tres de cada cinco encuestados emplean técnicas para mitigar los riesgos inherentes a la oferta de crédito comercial para clientes B2B. El apremio mediante recordatorios de pago y la verificación de la solvencia de los compradores son los métodos más utilizados por el 46% y 43% de las empresas consultadas, respectivamente. “Aunque la concursalidad empresarial se dirige en la buena dirección, cabe esperar que la mejoría sea lenta, manteniéndose los niveles de insolvencia en los países desarrollados en 2014 un 32% por encima de 2007. Prevemos una mejora en algunos mercados clave como España, Países Bajos, Dinamarca e Irlanda, pero en la mayoría de los mercados, nuestras previsiones de insolvencia para 2014 son de estabilización, en muchos casos en niveles elevados. De hecho, el nivel de insolvencia de la zona euro es hoy dos veces superior que en el período anterior a la crisis y en los mercados de la periferia de la zona euro el nivel es tres veces y media superior “, destaca Andreas Tesch.

Pese a las previsiones de mejora de la situación económica en muchos países, las empresas consultadas consideran que la caída de la demanda y la liquidez son sus mayores retos para la rentabilidad de este año. El descenso de la demanda es el factor que más preocupa en Suecia, Dinamarca, Turquía y Austria, mientras que el mantenimiento de unos flujos de caja suficientes constituye el mayor motivo de inquietud en Grecia, Austria, Gran Bretaña y Francia. El recobro de facturas es considerado un gran reto por menos del 25% de los encuestados, pero para las empresas de Países Bajos (33%) y Alemania (30%) constituye su principal desafío. Por consiguiente, habrá un uso elevado de agencias de cobro externas en estos países, así como en Suecia y Francia.