Estilo de vida General

En EEUU introducen restaurantes para mujeres, y fracasan

Eva Longoria, famosa por su papel en Mujeres desesperadas, lanzó hace unos años SHe, un asador de carne -steakhouses- exclusivamente femenino. Como ella mismo dijo, el objetivo era demostrar poderío y que ese tipo de establecimientos no era solo para hombres.

Como se refleja en la web The Week, el “poderío” mostrado por SHe se concretó en porciones de bistecs reducidas para ellas, espejos en las cartas de los postres para que pudieran revisar o aplicarse de nuevo la barra de labios y una decoración “sexy”. La lamentable estrategia se completaba con una pasarela en la que chicas más bien escasas de ropa circulaban ante los invitados.

SHe no ha sido el único en recibir críticas. La cadena STK, un bar pintado de rosa en Nueva York y otro en Arlington también han sido sacudidos en algunos medios. La moda de crear este tipo de establecimientos parece estar decayendo, pero lo que más preocupa es la imagen con la que se ha visto y tratado a las mujeres.

Lo más importante es la dignidad de las personas, pero además las empresas se la juegan. Como señala el blog She-conomy, el 85% de las compras las realizan mujeres, y lo malo es que el 91% se queja de que los anunciantes no les entienden.