Economía General

Se acabó la crisis… la del ladrillo al menos

Lo primero: en la revista Capital no nos hemos vuelto locos del todo. Todavía conservamos un poco de raciocinio (cada vez menos) para que nos tachen de desquiciados al atrevernos a asegurar que se ha terminado la crisis. Nosotros somos los primeros que sabemos que todavía queda mucho para que todos los españoles puedan apuntarse a semejante afirmación. Lo que sí ocurre es que cada vez existen más informes y datos que parecen indicar que las cosas vuelven a la normalidad. Al menos en algunos campos. Uno de los más castigados por la pérdida de poder adquisitivo de la sociedad fue el ladrillo. Aquel que encumbró a la economía española acabó enfangado en el lodo reconociendo una burbuja de proporciones siderales.

dentro-1Por ese motivo, cualquier dato positivo que provenga de dicho sector se debe celebrar cómo se merece. Y si de buenos números hablamos, los últimos informes del INE que analizan la compraventa de viviendas son casi como para que la sociedad salga a las calles a celebrarlo. En marzo se registraron 27.047 compraventas de vivienda en España, lo que representan una aumento del 22,8 % respecto al mismo mes de 2013, la mayor subida en diez meses. Si se analiza por la procedencia de los intervinientes, los extranjeros estuvieron detrás del 12,23 % de las operaciones del total durante el primer trimestre de 2014, inferior al 12,85 % del último trimestre de 2013, que representó el máximo de la serie histórica.  Los británicos realizaron el 14,31 % de las compras por extranjeros, seguidos de los franceses (11,37 %) y los rusos (8,79 %).

dentro-2Estos datos parecen indicar que el mercado inmobiliario se está empezando a mover y que, además, somos los españoles los que estamos volviendo a invertir en ladrillo. Algo inconcebible si se tiene en cuenta la situación económica de muchas familias. Pero los números no engañan. Mención especial merece el desglose que el INE realiza sobre las operaciones de compraventa en Cataluña. En dicha comunidad autónoma la compraventa aumentó un 43,4%, hasta registrar en marzo 3.944 nuevos contratos. En cuanto a los números del trimestre, Cataluña han registrado 12.190 compraventas de vivienda, lo que representa un aumento del + 19,3 % respecto al trimestre anterior.

Como se puede ver los números hablan por sí solos. Tras muchos años en negativo, la economía del ladrillo parece que empieza a levantar cabeza. Si esta tendencia se mantiene sí que se podrá afirmar que la crisis ha sido una pesadilla demasiado larga. Pero que, por fortuna, ya pasó.