Economía General

Así sería la España ideal

España ha experimentado, en la última década, uno de los mayores giros en la actividad económica de la historia. Todo un éxito, por ejemplo, si tenemos en cuenta que el crecimiento de la renta per cápita en términos reales ha sido de más del 70% entre 1997 y 2012. Hablamos de una gran potencia económica tanto por el tamaño de su mercado interno como por su pertenencia a la Unión Europea, a lo que hay que añadir los éxitos de sus empresas exportadoras y multinacionales, muchas de las cuales son líderes globales en sus sectores.

Tras un periodo de crecimiento dominado por la actividad vinculada a la demanda interna y el sector inmobiliario, la economía se está transformando a través de un importantísimo ajuste y adaptación de las empresas a la nueva realidad y de un desarrollo sin precedentes del sector exportador e innovador. Un cambio que no está siendo fácil. Dicho de otra manera, la economía española está viviendo momentos que determinarán su futuro para las próximas décadas.

Por eso, El Circulo de Empresarios, el Círculo de Economía y el Círculo de Empresarios Vascos, han elaborado un documento, titulado El Barómetro de los Círculos, en el que se recogen una serie de las mejores prácticas internacionales en diferentes apartados. Si las mismas se aplicaran en España, la mejora sería palpable. ¿Cuáles son? La adecuación de los títulos universitarios a las necesidades del mercado en Querétaro (México); el sistema de formación dual en Alemania; el sistema de trabajo a tiempo parcial en Holanda; las políticas activas de empleo en países como Dinamarca, Reino Unido o Bélgica; la graduación del salario mínimo en Reino Unido y Holanda; las  fuentes alternativas de financiación empresarial en Francia; el emprendimiento en Israel; la agilización de la Administración mediante el uso de las TIC en Corea; la regulación inteligente en Reino Unido o la utilización de instrumentos de gestión privada en la gestión pública en Suecia. ¿Tomarán nota las autoridades y las pondrán en práctica? ¿Son utopías? ¿Serían un cambio demasiado radical? ¿Qué opinas?