Economía General

Cuatro de cada diez españoles no pueden hacer frente a gastos imprevistos

El porcentaje de españoles que no pueden hacer frente a gastos imprevistos se ha incrementado en más de 10 puntos porcentuales desde el inicio de la crisis económica, al pasar del 30,4% en 2007 al 41,1% en 2013, según los datos recogidos en el último boletín de Focus on Spanish Society, editado por la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas).

Según la Encuesta de Condiciones de Vida que elabora el Instituto Nacional de Estadística, los ocupados y los pensionistas son los colectivos menos afectados por esta disminución de la capacidad de gasto, mientras que los desempleados y otros inactivos son los más perjudicados.

En 2013, dos de cada tres parados se mostraban incapaces de afrontar un gasto extra. Además, un 15,6% reconocía no poder mantener una temperatura adecuada en su casa, y un 8,1% afirmaba no poder permitirse comer carne, pollo o pescado al menos cada dos días.

Las restricciones en el gasto de los hogares se observan igualmente en los datos de la última Encuesta de Presupuestos Familiares, que muestra cómo las familias españolas han reducido sus gastos un 14,4% de media entre 2007 y 2013. El descenso es particularmente acusado en el consumo de bienes y servicios no considerados básicos, como ocio (-30,7%), vestido y calzado (-35%), hoteles y restaurantes (-30,7%), muebles y equipamiento del hogar (-36%) y transportes (-31,1%).

La carencia de un colchón financiero no es exclusiva de las familias españolas. También en Irlanda, Grecia, Portugal, Italia y el Reino Unido ha aumentado significativamente el número de hogares en esa situación. Por el contrario, la capacidad de realizar gastos extraordinarios ha aumentado en Alemania, Austria, Suiza y los países escandinavos, excepto Dinamarca.

Sobre el trasfondo del deterioro económico que han sufrido las familias españolas -y que tan claramente ponen de manifiesto los resultados de las últimas Encuestas de Condiciones de Vida y de Presupuestos Familiares del INE-, los barómetros del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) de este año 2014 reflejan un descenso del pesimismo respecto a la situación económica del país. El porcentaje de personas que creen que el próximo año la situación será peor ha pasado del 50% en diciembre de 2013 al 23% en abril de 2014. Aunque todavía son más los pesimistas que los optimistas, la diferencia entre ambos grupos es la menor desde el verano de 2009.