Empresas General

José Ángel Preciados (Confortel Hoteles): “El sector vive de espaldas al cliente discapacitado”

Con una plantilla en la que, de media, el 40% de sus empleados son personas con algún tipo de discapacidad (en algunos hoteles esa cifra llega al 70%), la cadena perteneciente al grupo de empresas de la ONCE y su Fundación está inmersa en el desarrollo de un Plan Energético a tres años. Con el mismo esperan lograr la excelencia en sostenibilidad medioambiental en sus 19 hoteles, tanto de ciudad como vacacionales, a la par que complementar la certificación de todos sus centros en accesibilidad universal, aspecto en el que son pioneros en España. José Ángel Preciados, su director general, nos explica el presente y el futuro de la cadena.

¿Qué se siente al ser la única cadena con certificación AENOR de accesibilidad universal en todos sus hoteles?

Una gran satisfacción, y no solo por ser la única en un mercado tan importante para este país como es el turismo. También porque cumple uno de los objetivos que tenemos en nuestro ADN, que es intentar que todo el mundo tenga las mismas posibilidades a la hora de disfrutar, convivir, o participar en una experiencia en cualquier tipo de hotel.

A nivel nacional, ¿queda mucho por hacer en este campo?

Es algo tremendo que este país presuma de un sector tan importante como el turismo, con grandes marcas a nivel internacional, y que no exista una sensibilidad por un colectivo de personas que no tienen las mismas posibilidades de gozo que las de aquellos que nos llamamos capacitados. Ese valor no lo posee nadie más que Confortel, y presumimos mucho de ello.

¿Es muy diferente el diseño de sus hoteles al del resto de la competencia? ¿Cuáles son sus rasgos diferenciadores?

Nuestro producto es muy puntero, nuevo, de última generación, con una estética moderna, y adaptado a las necesidades del cliente tanto de empresa como vacacional. Además, para nosotros es importantísimo tanto el nivel de servicio de los equipos como el hecho de trasladar a los usuarios una serie de valores emocionales que nadie, de manera sincera y honesta, puede hacerlo. Porque el sector vive de espaldas al cliente discapacitado.

¿Qué funciones desempeñan las personas discapacitadas en su plantilla?

Tenemos gente en todos los niveles, desde directores, directores de ventas, cocineros, comité de dirección… Según la Ley de Integración Social del Minusválido (LISMI), todas aquellas empresas con más de 50 personas tienen que tener un 2% de discapacitados. Esto no solo se desconoce en la mayoría de las compañías, sino que no se cumple en ninguna. Y si nos centramos en las de gran envergadura, para ellas es inviable porque es muy dificil tener esa capacidad de intentar captar profesionales con estas características para incorporarlos a los equipos, necesitan recursos para formar, etc.

¿Es diferente la formación que se imparte a este personal a la que recibe el resto?

No. Están igual de preparados que los demás. Lo que sí hacemos es formar a toda la plantilla en el servicio a una persona que tenga cualquier tipo de discapacidad, ya sea auditiva, física, visual, u orgánica. La ventaja que poseemos respecto a otros es que, al trabajar ya con personas que poseen este tipo de dificultades, sabemos qué tipo de necesidades demandarán los clientes. Y tenemos gente preparada para las exigencias más extremas.

Preciados1

¿Qué porcentaje de personas que se alojan tienen discapacidad? Hay quien puede pensar que son lugares donde solo tienen cabida personas con algún tipo de minusvalía…

Nosotros competimos con todas las marcas. Como hay mucho desconocimiento del mundo de la discapacidad, nos ven como la empresa de la ONCE, de los ciegos. Esto es como una falta de respeto y estigmatizar a una compañía que tiene solo un 5% de clientes discapacitados. Trabajamos igual con la gente de la ONCE, de la Asociación Española contra el Cáncer, o con quien tiene síndrome de down que con el Real Madrid o el Real Zaragoza. Para nosotros es fundamental tener a cualquier colectivo integrado y que todo el mundo se sienta respetado. Y no hablo solo de alguien que duerme, también para quien trabaja con nosotros. No discriminamos nunca. Esto es la integración de verdad.

¿Sueña alguna vez con hoteles cuyo personal, desde el primer directivo al botones, sean personas discapacitadas?

Lo bonito y lo interesante es que haya una integración real y natural entre los equipos. Lo que sí vamos a intentar es que haya el máximo equilibrio entre los mismos. Todos son profesionales.

Entre sus objetivos estratégicos está crecer gestionando nuevos establecimientos, ya sea en propiedad o en alquiler. ¿Qué planes tienen?

Habitualmente nos aliamos con un socio que es el propietario del edificio. Y, dentro de ese vínculo contractual, hay diferentes fórmulas: franquicia, arrendamiento fijo, mixto… Lo que no hacemos es comprar activos. ¿Podríamos estar con 20 hoteles más? Es posible, pero tendríamos 20 quebraderos más de cabeza. No hemos cometido los errores que, posiblemente, han realizado otros y estamos muy bien preparados para dar el siguiente salto recogido en nuestro Plan Estrategico que abarca desde el 2015 en adelante. Dicho salto es convertir a Confortel en una marca totalmente social, sostenible, y llegar a la rentabilidad. No vamos a ir a Japón, ni al Caribe, ni a Nueva York, ni vamos a hacer grandes alardes ni locuras. Llevaremos a cabo un proyecto sostenible, serio y tranquilo, incorporando cuatro o cinco unidades cada año.

Hablando de rentabilidad, ¿Cuáles fueron los resultados del año pasado y qué previsiones hay para 2014?

Hemos tenido pérdidas desde 2008 hasta 2013. Pero por un motivo: hemos cumplido todos los compromisos arrendaticios con los propietarios. El 99% de las organizaciones, y es lógico y lícito, han renegociado sus condiciones. Todas, menos Confortel. Este año sí lo hemos hecho y hemos tenido una respuesta espectacular por su parte. El mercado empieza a despertar, y ya lo hemos notado, con un crecimiento en el primer trimestre en torno al 11-12%. A final de año el ebidta será positivo, y esperamos conseguir resultados positivos antes de impuestos en 2015. La crisis la damos por cerrada para nosotros, y ahora de lo que se trata es acertar con la expansión. En 2014 queremos meter cinco nuevos hoteles, y me he comprometido con los accionistas a que entrarán en positivo el primer año.

¿España mejorará sus cifras turísticas este año? ¿Batirá récords?

Estoy totalmente convencido. El sector, a pesar del Gobierno, tirará de la economía pero debería tener muchísimo más protagonismo en este país. Cuando hay noticias buenas, todo el mundo saca la bandera del turismo, pero es que no tenemos ni ministerio propio.

¿La primera medida que debería tomar ese ministerio debería ser rebajar el IVA? ¿Un IVA super reducido ayudaría al sector?

Claro. Pero no solo en nuestro caso, sino en cualquier otro relacionado con los servicios. No podemos tener el nivel impositivo actual, y hablo en general. Por ejemplo, abrir un hotel, de entrada, supone tal cantidad de impuestos y tasas que es casi un insulto. Igual sucede con cualquier tipo de negocio. Es un abuso. Al final, el IVA nos lo tenemos que tragar y digerir.

¿Y la segunda serían ayudas para la rehabilitación?

El producto es muy potente, pero empieza a ser casposo en muchos casos. Si no puedes pagar la nómina, o a un proveedor, no vas a cambiar un cuadro o a pintar una habitación. Ahí hay que tener mucho cuidado, porque productos que eran espectaculares están quedándose en un segundo plano. Y eso, lo que supone, es perder competitividad. Se bajan los precios, se tumba la plaza y todo el mundo sale dañado. Pero, claro, si no hay dinero, no hay ayudas. Por tanto, estamos castigados a impuestos y sin apoyos. Y si te ofrecen alguna facilidad, para que puedas llegar a ella en un momento dado, debes reunir unas condiciones que son sibilinas. Yo creo que todas las instituciones tienen en sus manos una gallina que la tendrían que saber explotar.