Empleo Empresas General

Así es el ejecutivo ideal

Para muchas empresas, encontrar al ejecutivo ideal es una especie de amor platónico: se busca, pero no se encuentra. Cierto. Pero sí hay una serie de cualidades que son imprescindibles que tenga, unas en mayor medida que otras. Todas juntas conforman no un ente perfecto, pero se le acerca. Si crees que estás en condición de acceder a un puesto de este calado, te proponemos una serie de puntos que las compañías suelen tener muy en cuenta.

 

[nextpage]

entusiamo

ENTUSIASMO

Si le lanzan un envite, responde con un órdago. Y en las distancias cortas se mueve como pez en el agua. No rehúye las miradas, es más, mira directamente a los ojos. Y va a por todas. Ya puede ser el reto más grande que el Everest que él no se echará a atrás. Cogerá todos los instrumentos a su alcance para acabar conquistándolo. ¿Satisfecho? Lo estará. Pero no se quedará ahí. Irá a por más Everest. Más, más y más. Siempre quiere más.

[/nextpage]

[nextpage]

compromiso

COMPROMISO

Lleva la firma de la empresa como enseña. Y si tiene que ‘pegarse’ con quien sea lo hará en bien de la compañía. También la defenderá de puertas adentro, y si se encuentra con alguien que no está en su línea, intentará hacerle cambiar de opinión utilizando todo su ‘poder de seducción’. Su meta no es otra que todos remen en la misma barca, al mismo ritmo, y en la misma dirección. Así todos saldrán ganando.

[/nextpage]

[nextpage]

flexibilidad

FLEXIBILIDAD

Una empresa no es como la película protagonizada por Bill Murray, “Atrapado en el tiempo”, en la que los hechos volvían a repetirse día tras día. Todo lo contrario. En ella cada día es distinto al anterior, surgen nuevos problemas, retos diferentes, circunstancias que varían… Por eso, ser flexible es una cualidad muy a tener en cuenta para adaptarse a cualquier entorno. Pero si en alguna circunstancia debe mostrar firmeza, hágalo. Un golpe de autoridad en la mesa, en ocasiones, se agradece.

[/nextpage]

[nextpage]

creatividad

CREATIVIDAD

En esa especie de ‘totum revolutum’ que puede llegar a ser una empresa, un ejecutivo ganará puntos si en su forma de actuar añade creatividad y capacidad de innovación para solventar todas las situaciones que se generarán a su alrededor. Eso reforzará sus dotes de liderazgo, y le servirá para gestionar mucho mejor al personal. Porque el mismo no le verá como un dinosaurio que acabará llevando a la destrucción de la empresa por su incapacidad de moverse de manera ágil ante los problemas.

[/nextpage]

[nextpage]

constancia

CONSTANCIA

Quienes han hecho el servicio militar, y cuando acaban el mismo, se le entregaba la cartilla militar, también denominada ‘la blanca’. Y en el apartado denominado ‘Valor’ siempre ponía “se le supone”. Al ejecutivo ideal no se le debe suponer, sino que tiene que demostrar su valía con constancia en el trabajo, capacidad de motivación con los colaboradores, ‘vista de lince’ a la hora de detectar oportunidades y una clara actitud proactiva para asumir todas las innovaciones que pasen por su mesa.

[/nextpage]

[nextpage]

cirriculum

CURRICULUM

Es uno de los comodines que un buen ejecutivo debe tener guardado en la manga. Titulación universitaria, manejo de idiomas (cuantos más, mejor), un máster… son ingredientes que quizás no garantizan el éxito, pero si se agitan bien, acabarán dando un buen sabor al producto final. Un buen currículo siempre es un buen colchón que acabará abriendo puertas.

[/nextpage]

[nextpage]

experiencia

EXPERIENCIA

La experiencia es un grado. Correcto. Pero no basta por sí sola para acabar cosechando los laureles del triunfo. Junto al currículum, una empresa buscará en el candidato a directivo algo más. Por eso, indagará acerca de si el aspirante ha puesto alguna vez, en su devenir por el mundo empresarial, algún tipo de acción concreta que le ha servido para liderar un proyecto, por ejemplo. Es un puesto de mucha responsabilidad, de gran calado en la empresa, y no dejará cabos sueltos.

[/nextpage]

[nextpage]

distanciascortas

DISTANCIAS CORTAS

Para comprobar si el candidato a ejecutivo reúne todas las características demandadas por la empresa, ésta no dudará en poner todos los medios a su alcance para no errar. La entrevista personal, para comprobar si el futuro ejecutivo encaja con su filosofía y cultura, es esencial. Es en esas distancias cortas donde tendrá que poner toda la ‘carne en el asador’, sacar ‘los ases de la manga’ para ganar la partida. Prepárela a conciencia. Ellos querrán descubrir su motivación y encaje. No les defraude.

[/nextpage]