General Tu Dinero

Cómo negociar un buen precio de alquiler    

Los precios de la vivienda en alquiler subieron en febrero un 1,3% a nivel nacional. Según datos de fotocasa.es, el precio medio por metro cuadrado es de 6,85 euros. En la mayor parte de las autonomías han empezado los repuntes, lo que viene a dejar claro que el precio –poco a poco- empieza a estabilizarse.

[nextpage]

mapa_zonas

Delimita las zonas

Cuando uno busca piso no debe hacer una búsqueda demasiado amplia. Conviene tener claro dónde nos gustaría vivir. No solo un barrio, sino dos o tres para que podamos tener varias oportunidades para analizar. Obviamente debemos tratar de buscar lugares donde hayamos hecho una estimación de que los precios de las casas que estamos buscando se ajustan más o menos a la cantidad que vamos a poder pagar cada mes. Para poder elegir qué zonas pueden resultar interesantes, está bien delimitar cuáles son tus necesidades: lo quiero cerca del trabajo, con colegios cerca, con muchos parques, etc. ¡Seguro que mirando, mirando, descubres barrios en tu ciudad que hasta ahora ni conocías!

[/nextpage]

[nextpage]

tablon_de_anuncios

Busca, compara y si encuentras algo mejor

Tratas de encontrar un piso, el que más te gusta. No te preocupes si necesitas ver muchos, comparar y pensar cuál te gusta más. De hecho, tampoco te debe doler en prenda romper unas negociaciones de alquiler si en ese tiempo encuentras una vivienda que te gusta más. Incluso en ocasiones puedes también aprovecharlo para sacar un mejor precio. Ya sabes: oiga, es que aquí al lado me ofrecen un piso idéntico por 100 euros menos, pero esta es la que más me gusta.

[/nextpage]

[nextpage]

piso_no_grande

No le hagas ascos a nada

A todos nos encantaría vivir en un ático de 240 metros. Pero por desgracia no siempre es posible. Aquellos que no terminan de convencernos, como los bajos, los interiores, también son una oportunidad para vivir. Quizá no tengamos tanta luz, o sea algo más incómodo, pero es cierto que el precio también se va a ajustar bastante más a lo que estamos buscando. Vale que no será la casa de tu vida, pero hasta que puedas ampliar el presupuesto, puede valerte.

[/nextpage]

[nextpage]

calendario_pasa

Paciencia. Es la madre de la ciencia

En ocasiones, cuando uno trata de encontrar una nueva casa, quiere conseguir un nuevo domicilio cuanto antes. Se trata de una estrategia equivocada. Hay que ser pacientes. Debes mirar muchas ofertas de pisos, visitar muchas casas, hablar con varios inquilinos para conseguir encontrar el hogar de tus sueños. No solo eso, es que también debes tratar de encontrar toda la información que sea posible sobre las viviendas que vayas a visitar: estado, construcción, vecindario, anteriores inquilinos, propietarios. ¿Cómo? La mejor manera es hablar con los vecinos, el portero de la finca, etc. ¡Imagina que te toca un vecino molesto! La vida para ti sería un infierno.

[/nextpage]

[nextpage]

buscar_informacion

Recaba información

El saber no ocupa lugar, y mucho menos para encontrar tu casa. Cuando vayas a visitar una, trata de conseguir toda la información posible sobre el piso. No solo sobre el vecindario, también sobre el tiempo que lleva en alquiler, los motivos por los que el propietario quiere alquilar, el precio que tenían los anteriores inquilinos. Intenta también información sobre los motivos por los que se fueron los anteriores residentes. Si conseguimos todos estos datos, tendremos una idea mucho mejor para tratar de hacer una oferta que se ajuste al presupuesto que nos hemos fijado.

[/nextpage]

[nextpage]

contrato-alquiler

Ofrece tiempos de estancia largos

Si buscar piso te cansa, no te imaginas lo que le aburre a un propietario enseñar la casa y tener que encontrar al inquilino ideal con el que casarse. Les encanta saber que van a firmar un contrato durante un largo período de tiempo. Así que si puedes decirle que vas a estar en la casa durante dos o tres años, vas a ganar muchos puntos a la hora de negociar un precio más bajo. Ya sabes… Voy a estar tres años, así que a ver si podemos ajustar un poco más el precio que me estás pidiendo. Muchos, ya te aseguramos, ni se lo van a pensar.

[/nextpage]

[nextpage]

piso_alquiler

Aprovecha la información a tu favor

Todos los datos que hayas conseguido recabar debes usarlos para conseguir el precio que quieres. Si has averiguado que el piso lleva un año vacío, quizá podrías tratar de hacer una oferta a la baja. Si te has enterado de que los propietarios necesitan alquilar rápido porque se van fuera de España, estás en lo mismo. Así que analiza cuidadosamente todos los detalles. Son importantes.

[/nextpage]

[nextpage]

13-01-2014-Unveiling-of-the-new-Gé¼10

Pago por adelantado 

Esto no falla. Si tienes el dinero suficiente para abonar tres, cuatro o cinco meses, tus arrendadores ni se lo pensarán. Lo tienes hecho. No solo te llevarás el gato al agua y te alquilarán el piso, sino que tendrás capacidad de renegociar el precio que reclamaban en un primer momento. También te puede ayudar a negociar la fianza. Uno o dos meses, según la Ley, y que varía en función de si el piso está o no está amueblado.

[/nextpage]

[nextpage]

oferta

Échale cara

A mucha gente lo de negociar le da palo. Pero en ocasiones es lo mejor que puedes hacer. Si la vivienda te gusta, pero el precio no termina de cuadrarte, lo mejor es hacer una contraoferta. No te descuelgues con ofertas demasiado bajas, pues te las rechazarán, pero sí ten en cuenta que debes contar con un margen para poder subir. Para ello es importante estudiar el precio en la zona, y la evolución que han tenido en los últimos meses. Si estás buscando una vivienda en un barrio en el que el precio llevan cayendo desde hace varios meses, lo normal es que la tendencia sea la misma. Explícaselo al casero. Házselo ver.

[/nextpage]

[nextpage]

VmOne6

Emplea las inmobiliarias

Es cierto que se cobran un mes por adelantado, pero en ocasiones pueden ser tu mejor enemigo. Suelen asesorar a quienes quieren alquilar sobre el precio que deben pedir en una vivienda. Además ellos se ocuparán de transmitir ofertas a los propietarios. Por eso es importante ganarse su confianza. Una comercial a tu favor, es carne de cañón para que les convenza a aceptar la cantidad que tú les ofreces.

[/nextpage]