Empresas General

Su oficina en el hotel que elija

Una cafetería, un centro comercial, un aeropuerto… Si echa un vistazo a su alrededor es posible que vea cómo algunas personas están rodeadas de papeles, o con el ordenador encendido, haciendo algún tipo de negocio entre ellas. Y seguro que se ha preguntado: ¿No tienen un sitio mejor? Algo así pasó por la cabeza de Carlos Ortíz siendo él usuario de ese tipo de espacios. “Viendo el boom de la economía colaborativa quise saber si habría alguna aplicación que me dijera sitios para trabajar. Y la respuesta fue negativa”, comenta el CEO de Worktel.

Eso fue a principios de 2015. Hoy su app funciona en seis ciudades (Madrid, Barcelona, Sevilla, Bilbao, Valencia y Málaga), y en unos 70 establecimientos que ofrecen más de 800 puestos de trabajo para profesionales, autónomos, pequeños empresarios, o para reuniones de vecinos, por ejemplo. “Rentabilizamos unos espacios que no generaban ingresos. No solo abrimos la puerta a nuevos clientes para ellos sino que además les proporcionamos ingresos adicionales por consumos en el propio hotel sin incurrir en más costes amortizando sus infraestructuras”, manifiesta el CEO.

CARLOS-ORTIZ

Otra ventaja es que los usuarios pueden cambiar de oficina en función de sus necesidades (con wifi, desayuno, bebidas, comida…) o agenda, y alquilar por horas. “El rango de precios varía desde los ocho euros por persona y hora, hasta los 19 euros dependiendo de los servicios que se utilicen”, matiza Carlos Ortíz. Del precio que desembolsa el cliente, Worktel se lleva una comisión. No hay compromiso de permanencia, y solo se paga al reservar el espacio. Disponible para iOS y Android, el mínimo de la recarga de la tarjeta es de 20 euros, y la app muestra los precios, fotos de las salas, y los servicios que están a su disposición. Y, si lo desea, puede pedir factura que le será enviada a su móvil.

Detras de Worktel hay once socios y una inversión de 100.000 euros procedente de la familia, amigos, business angels… “Las negociaciones han sido positivas. Muchas reuniones han sido en las cafeterías de sus establecimientos, y han sido gente muy hospitalaria”, recuerda el CEO. Lo que en ocasiones se ha dilatado ha sido la firma del documento final, pero más por una cuestión de organización, ya que los servicios jurídicos de los establecimientos querían revisar con más detalle las condiciones expuestas en el papel. Pero ha habido directores que han puesto su rúbrica  directamente aunque formaran parte de una cadena de grandes dimensiones.

“Comenzar de cero ha sido una tarea ardua y complicada. Lo peor es el sacrificio personal”, destaca Ortíz. De cara al futuro, y para este mismo año, quieren desembarcar en Lisboa (Portugal) y en México. Para 2017 su punto de mira está en diferentes ciudades de Alemania, Francia e Inglaterra. “A la par que queremos consolidarnos en España con nuevas ciudades y hoteles no perdemos de vista la expansión internacional”, acota el CEO.