Estanislao de Urquijo

Cómo alumbró Telefónica Miguel Primo de Rivera
En la segunda década del siglo XX, el caos telefónico en España era total: las 80.000 líneas que había, más o menos, eran propiedad de multitud de concesionarios. Desde el propio Estado, que controlaba el 28% de los teléfonos, hasta la Compañía Peninsular de Teléfonos, que tenía el 33% de las corporaciones locales –dueñas de otro 9%- y un sinfín de pequeños concesionarios que se repartían el 30% restante de…